Espacio Natural de Sant Miquel del Fai

Sant Miquel del Fai es un espacio natural que combina a la perfección naturaleza y cultura en un entorno magnífico

 

Este espacio se encuentra cerrado temporalmente por reformas. Disculpen las molestias.

El Espacio Natural de Sant Miquel del Fai, a tan solo 30 kilómetros de Granollers, es uno de esos rincones cercanos a la ciudad que combinan naturaleza y cultura en un magnífico entorno. Se trata de uno de los tesoros ocultos de Catalunya y supone una de las excursiones más atractivas que se pueden realizar cerca de Granollers.

 

El paso de los ríos Rossinyol y Tenes, y la acción de la lluvia y el deshielo, han modelado las formaciones calcáreas del entorno creando un paisaje singular con cuevas de bellas estalactitas y estalagmitas, formaciones rocosas, pequeños estanques e impresionantes saltos de agua de más de 100 metros.

Sant Miquel del Fai

El monasterio de Sant Miquel del Fai

En medio de la riqueza natural del entorno se alza el antiguo Monasterio, una herencia patrimonial de una gran belleza arquitectónica. El Monasterio, edificado alrededor de la Iglesia de Sant Miquel, se encuentra suspendido entre las rocas desafiando la gravedad y regalando un paisaje hipnótico, vertiginoso y único.

 

El Monasterio de Sant Miquel del Fai fue fundado en el siglo X por Gombau de Besora, señor del Castillo de Montbui. Se desconoce la fecha exacta de su fundación, pero a principios del siglo X ya estaba instalada una comunidad de frailes. Su comunidad siempre fue pequeña, entre cinco y seis monjes.

 

A partir del siglo XIV el Monasterio entró en declive cuando la comunidad que lo habitaba se redujo a tres monjes. La vida religiosa finalizó en el año 1567 cuando se convirtió en dependencia de la diócesis de Girona, quien se encargó de mantener el culto mediante sacerdotes beneficiados.

Entonces, el antiguo Monasterio fue transformado en un santuario donde los vecinos de las localidades cercanas acudían a rezar. Tras la desamortización, el santuario quedó en manos de particulares, aunque las actividades religiosas se mantuvieron hasta el año 1936.

 

 

El Monasterio de Sant Miquel del Fai es un antiguo cenobio benedictino situado dentro de una cueva, teniendo la propia roca como techo. Su portalada es de estilo románico y está formada por un arco de medio punto.

 

Se encuentra situado en un magnífico entorno natural enmarcado por unos despeñaderos rocosos espectaculares. Las aguas del río Tenes tienen un gran protagonismo en el espacio ya que han ido modelando las formaciones rocosas del entorno. Los saltos del agua y las diversas cuevas configuran los elementos más destacados del lugar.

Monasterio de Sant Miquel del Fai

Salto del río Tenes

El salto del río Tenes es un salto de agua del término municipal de Bigues i Riells. Representa una de las cascadas más espectaculares y es uno de los mayores atractivos que hay en el Espacio Natural de Sant Miquel del Fai.

 

El Salto cuenta con un agradable pasillo interior que ofrece la posibilidad de pasar justo por debajo de la cascada. Desde aquí hay unas vistas espectaculares de la abadía del Monasterio de Sant Miquel del Fai y una magnífica panorámica del valle del río Tenes. Además, el sonido atronador del agua, cayendo desde varios metros de altura, chocando contra la poza, ofrece una experiencia inolvidable.

 

Las vistas de la cascada son impresionantes desde cualquier punto del entorno, pero el mirador de la Abadía ofrece el mejor punto de vista. Desde ahí, la imagen de la cascada y sus diferentes tramos no tiene desperdicio.

Salto del río Tenes

Otros puntos de interés

Cueva de Sant Miquel del Fai

Cueva de Sant Miquel

La naturaleza es la mejor de las artistas escultoras. En la Cueva de Sant Miquel del Fai podemos comprobarlo. Descubierta en el año 1874, tras bajar sus 90 escalones, se pueden admirar sus magníficas estalagmitas, columnas rocosas y pequeños pozos.

Cingles de Bertí

Cingles de Bertí

Els Cingles de Bertí son un conjunto de riscos y relieves que forman una zona montañosa de caminos pedregosos y grandes desniveles, de colores rojizos y grises por las propiedades de las rocas y piedras que le dan forma. En este lugar hay diferentes sitios de interés como la Iglesia de Montmany o la Ermita de Sant Pere de Bertí, una pequeña ermita en muy buen estado de conservación.

Cim dAligues

Cim d’Aligues

El Cim d’Àligues es un centro que trabaja para dar a conocer las aves rapaces de la zona, así como la sensibilización y el respeto por el medio ambiente, la acogida de aves y la conservación del buitre negro. A través de sus visitas guiadas, es posible conocer el mundo de las águilas y asistir a sesiones de vuelo de estas magníficas aves.

En definitiva, Sant Miquel del Fai es uno de esos lugares espectaculares repletos de historia y de una belleza natural increíble. Un entorno muy cercano a Granollers que solicita una excursión casi obligada. Un espacio natural donde el agua, la flora, la fauna y la arquitectura hacen las delicias del visitante curioso.

DESCUBRE MÁS SOBRE ...